La regeneración celular en humanos

El blastema es una zona en la cual se acumulan células madre tanto en animales como en humanos, aunque las células madre de los humanos parece que no tienen el poder regenerador de las de algunos animales.

En los humanos, las células madre que se acumulan en los blastemas sólo tienen un alto poder regenerativo en la fase embrionaria, es decir, cuando el humano se forma dentro del cuerpo de su madre, para perderla casi por completo cuando es adulto.

Regeneración celular

La regeneración de tejidos en humanos

Uno de los casos mejor estudiados de regeneración de tejidos en humanos a partir de un lo tenemos en el hígado. Éste es uno de los pocos órganos que tienen la capacidad de regenerarse, de una forma similar a la que se regeneran los órganos de algunos animales como el ajolote, a través de un blastema.

De este modo, mientras que un corazón humano no se regenera jamás, un hígado sí lo hace, aunque hay que decir que en el caso de la regeneración del hígado no interviene el blastema, lo que es algo curioso, pues en el caso de la regeneración más espectacular de un órgano humano no hay blastema.

Esto es aprovechado por los médicos XXX para hacer los trasplantes de hígado, que en algunos casos se hacen a través de un donante vivo, al que se le quita un trozo de hígado que luego crecerá de nuevo, no causando demasiados problemas de salud.

Este tipo de regeneración es la misma que se da en la piel, en la que millones de células mueren todos los días sin que lo notemos, o la misma que se produce cuando un hueso se parte, soldando solo gracias a la formación del blastema y a las células madre.

Lo mismo pasa en los músculos, en las uñas o en las mucosas del estómago que se regeneran gracias a la formación de los blastemas.

Regeneración de celulas

Los científicos aprovechan el estudio de los blastemas para regenerar tejidos

Aunque la regeneración de los tejidos humanos no es tan espectacular, ya tenemos los primeros avances. En concreto, hace unos meses unos científicos galeses han conseguido crear un sistema que reprograma células madre.

Lo que significa este avance, que aún está en una fase muy inicial, es que estos científicos de pueden tomar una serie de células madre y reprogramarlas para que las células construyan el tejido que sea necesario.

Hablamos de que una persona que haya perdido un riñón podría tener uno nuevo creado a partir de sus propias células, con lo que las listas de espera terminarían y los trasplantes no serían necesarios, acabando con los rechazos de órganos y con operaciones complicadas que suponen un riesgo enorme para la persona que recibe el órgano.

Al igual que sucede con el riñón sucedería con el corazón, los ojos o con la médula espinal, por lo que los seres humanos nos acercaríamos a la tan ansiada inmortalidad, pudiendo reponer nuestros órganos y tejidos a medida que envejezcan o enfermen, algo que le debemos a los animales como el ajolote, que gracias a los blastemas y a las células madre tienen una capacidad de regenerar tejidos asombrosa, tanto que son capaces de regenerar una extremidad que les ha sido amputada.

Estos científicos esperan que les aprueben los ensayos con personas para 2017, de manera que en un año podríamos tener las primeras noticias sobre los avances de regeneración celular en humanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *